Sparrow vs Postbox, el resurgir del cliente de correo electrónico

Es curioso como estos últimos meses parece que estamos viviendo un nuevo auge de los clientes de correo electrónico. Llama la atención esta “vuelta al pasado”, sobre todo después de ejemplos como el de Gmail (a nivel de correo en la nube) o como Dropbox o Box.net como sistemas de almacenamiento en la nube integrados en el escritorio.

¿Por qué este resurgir de los clientes de correo? Algunas respuestas pueden ser que Gmail incorpora cada vez más funciones lo que complica el interfaz y las funcionalidades asociadas a las conversaciones (además, tanto cambio de look & feel llega a cansar), la necesidad de acceder al correo offline por ejemplo en vuelos de larga duración (para múltiples cuentas no está depurado del todo), o simplemente por ser algo habitual en el día a día o por casualidad.

Mis 2 cuentas principales, la del trabajo y la personal, son de Gmail (la del trabajo de Google Apps), y de que cuento con un Mac como equipo en el que desarrollo mi trabajo del día a día. Y por algunas de las razones anteriores me propuse probar un par de clientes de correo “de nueva generación”. Después de buscar entre las diferentes opciones existentes, reduje la lista a 2 únicas alternativas: Sparrow y Postbox.

sparrow logoSparrow añade frescura e innovación al mundo de los clientes de correo para escritorio. La interfaz es minimalista y se complementa como un guante con la visión orientada a conversaciones que ofrece Gmail como filosofía, etiquetas incluidas. La interfaz es claramente una evolución de la app de correo del iPad, con lo que posiblemente nunca lleguemos a verla en estos dispositivos. ¿Las desventajas? las opciones de configuración de correo y de visualización son realmente escasas. No es que sea una desventaja como tal, es más algo que puede chocar a los usuarios de clientes de correo tradicionales tipo Outlook.

postbox logoPostbox puede definirse como el reflejo perfecto de Gmail para escritorio. La experiencia es muy parecida a la de uso de un cliente de correo de “la vieja escuela” basada en carpetas, incluyendo las infinitas opciones de configuración que empiezan a no ser necesarias, salvo para usuarios muy puntuales. Destaca también la integración con Dropbox a nivel de archivos adjuntos. Como en el caso de Sparrow, también integra las etiquetas de Gmail, presenta como conversaciones los emails que comparten asunto. En resumen, se integra perfectamente con email… pero no deja de ser más de lo mismo (bien hecho y mejor presentado, eso sí).

sparrow screenshot

La decisión sobre cuál es mejor o peor es algo personal. Las 2 dan respuesta a lo que yo espero de un cliente de correo electrónico: múltiples cuentas, fácil configuración de cuentas basadas en Gmail e integración de etiquetas.

En mi caso, me quedo con Sparrow por su experiencia de uso similar a la del cliente de iPad tan diferente de los clientes convencionales, y porque salvo en los vuelos, suelo contar con conexión a Internet de forma permanente, y cuando necesito buscar un mensaje antiguo no suele ser de forma urgente y puedo tirar de la web directamente. Además creo que el cliente nativo Mac terminará integrando conversaciones y etiquetas de Gmail de forma natural.

Aquellos que estéis considerando Sparrow como una opción a tener en cuenta, os recomiendo que os instaléis la versión Lite que se diferencia de la versión de pago en que incorpora publicidad. Por su parte Postbox ofrece 30 días de prueba gratuito, así que es cuestión de probar.