Netflix, Hulu y Amazon Instant Video

Reconozco que no entiendo el mundo de los derechos de autor y de royalties, en especial de las películas y series de tv. No es que no entienda el concepto en sí, sino que no soy capaz de entender qué es lo que está pasando en esta industria ni por qué no está evolucionando como muchas otras gracias a las nuevas tecnologías. Desde hace años viene siendo una práctica habitual “copiar” un modelo que funciona en un mercado – guste o no este tipo de prácticas – y adaptarlo a las necesidades locales. Esto pasó por ejemplo en Europa con soluciones americanas tan conocidas como Groupon o Square.

Así nos encontramos con una evolución de la industria televisa que ha evolucionado en los últimos años en el mercado americano con soluciones de video bajo demanda (VoD) como Netflix, Hulu y Amazon Instant Video. Cada vez que se modifica la ley de propiedad intelectual en España estos servicios toman protagonismo. Primero una pequeña explicación de qué segmento de mercado ocupa cada uno de ellos:

Netflix logoNetflix, posiblemente el más conocido, es un fondo de catálogo. Puedes encontrar cientos de series y de películas – unas más conocidas y otras menos -, pero no esperes encontrar todo. En lo relativo a series, están casi todas, pero no están las últimas temporadas. En cuanto a películas, puedes encontrar Transformers 4, pero ninguna de El Señor de los Anillos. Eso sí, HD incluido si lo soporta la conexión – y si la serie se filmó en HD – y todo por $7.99 al mes.

Hulu logoHulu es el complemento perfecto para Netflix. Pone a disposición del usuario los capítulos de las últimas temporadas de las series de moda un día después de ser emitidos por el canal correspondiente de tv. En lo que se refiere a películas, anda bastante flojo. En definitiva, las series son su fuerte y el precio suele rondar $1 por capítulo.

Amazon Instant VideoY aquí es donde toma el relevo Amazon Instant Video, que nos permite estar al día de las películas de moda una vez pasada la exclusividad del cine. El precio es algo mayor que en los casos anteriores, sobre todo para las películas en HD, rondando entre los $3 y los 5$. Definitivamente un precio bastante razonable sobre todo si se está acompañado.

Como nota tecnológica, apuntar que los 3 servicios utilizan tecnologías Cloud de Amazon (AWS).

Y a continuación la reflexión. Hay espacio para que al menos 3 empresas – sin contar los planes que tengan Apple o Google – cuyo negocio se basa en ofrecer contenidos audiovisuales encuentren su lugar en el mercado americano, y respetable que no quieran expandirse a otros mercados entiendo que por la complejidad legal de cada país. Hay un modelo a seguir que funciona. Los usuarios demandan consumir este tipo de contenidos, y a un precio razonable, están dispuestos a pagar por ello. ¿Entonces?

¿Por qué no evoluciona esta industria – como están haciendo el resto de las industrias – siguiendo en este caso el ejemplo americano?