Killing Sign-up forms

El mundo de los formularios sigue dando mucho de que hablar, y la discusión debe ir aún más lejos: ¿hasta que punto es necesario que los usuarios se den de alta/registren en mi sitio web?. Desde el punto de vista de marketing y de acciones comerciales puede tener sentido, pero desde el punto de vista del usuario, ¿qué ventajas le aporta el registrarse en mil y un sitios web diferentes?

Esta temática fue el eje de una de las charlas del Warmgun 2010 y me alegró ver que es un tema al que nadie ha conseguido dar una solución clara, y también me alegró ver por fin a alguien hablar del tema de forma clara y afrontando el tema de frente. LukeW (merece la pena echarle un vistazo a su página personal) comenta 3 diferentes alternativas:

  • En primer lugar hay que preguntarse si realmente es necesario crear un registro de usuarios propio o si es suficiente con utilizar algunos de los servicios más comunes de la web mediante sus Web Services. De este modo, el foco se mantendría en el negocio, y para los usuarios sería más sencillo empezar a utilizar el producto en lugar de plantearse si les merece darse de alta en un nuevo servicio. Un ejemplo de esta opción es Naymz

    Naymz

  • Supongamos que no, que por el motivo que sea, es necesario tener un sistema de registro propio. La primera alternativa de entre todas las posibilidades debería ser reducir al máximo la información o los datos necesarios para poder utilizar el producto. Llevado al extremo, bastaría con sólo 2 campos: email y contraseña. Un claro ejemplo de esta solución es TripIt. Es más, en la medida de lo posible, estos campos deberían pre-rellenarse con la información del usuario. Un ejemplo: si un usuario ha llegado hasta la página de registro de TripIp desde un email promocional, el campo de email, uno de los dos campos necesarios, aparece prerelleno, con lo que sólo tendría que elegir una contraseña. Esto parece algo de cajón, pero no lo he visto en casi ningún sitio.
    Por otro lado, Posterous, el servicio que permite mantener un blog enviando los artículos por correo, ofrece una solución similar con un número mínimo de campos: basta con el envío de un único correo para que a partir de ese momento todos los envíos que se reciban desde ese email se publiquen en un blog. Más fácil imposible.

    TripItPosterous

  • El siguiente eslabón sería cuando es necesario pedir un perfil completo de datos al usuario. Se puede llegar a este punto por diferente motivos que no vienen al caso, pero supongamos que es necesario ese perfil completo. La clave entonces debería ser pedir inicialmente un número mínimo de datos e ir incrementando el perfil de forma progresiva. Suena sencillo, pero no creo que haya muchos sitios web en España que lleven a cabo esta práctica. Un ejemplo de cómo se lleva a cabo esta práctica se puede encontrar tanto en My Heritage como en Geni, dos sitios web de referencia en lo que a árboles genealógicos se refiere.

    My HeritageGeni

Por último, si por lo que sea, es obligatorio crear un formulario de entrada de datos extenso, su propuesta pasa por dividir la página en 2 columnas: la columna izquierda incluiría todos los campos a rellenar por el usuario bien maquetados, apoyándose con gráficas y ayudas contextuales en la columna derecha que intenten hacer el formulario más ameno.