Innovación disruptiva según Steve Jobs

Qué mejor forma de empezar un año que promete ser interesante que con un artículo relacionado con Steve Jobs. El objetivo no es ofrecer una visión diferente de algún aspecto de su vida hasta ahora desconocido, todo lo contrario. La idea es repasar las grandes líneas maestras que Steve Jobs consideraba base fundamental de la innovación disruptiva aplicables a cualquier industria, y que sirvan como inspiración para empezar el año con fuerza y pensando en positivo.

spirit of innovation

  • Haz algo que te motive y te apasione. La pasión es el motor de la innovación. Steve Jobs no era un apasionado de los ordenadores, lo que buscaba era construir herramientas para que la gente sacara su verdadero potencial.
  • Deja huella en el universo. La pasión es el motor, pero hay que definir en qué dirección ir y dónde llegar. La visión de Steve Jobs y de Steve Wozniak de poner un ordenador en cada casa es el mejor ejemplo. Más allá de la célebre frase, es más importante el racional que hay detrás: este objetivo no se puede conseguir de forma individual, la misión de un líder es juntar un equipo de personas extraordinarias y guiarlas hacia ese destino.
  • La creatividad la entendía como la capacidad de establecer conexiones sobre temas aparentemente dispares (“connecting the dots” que dicen los americanos). Bajo esta perspectiva, vivir infinitas experiencias es fundamental a la hora de facilitar la asociación de ideas, y aplicarlas a un producto en el que se está trabajando a un servicio concreto. Y cuanto más lejanas sean estas experiencias con respecto a la industria en la que se está trabajando, mejor.
  • Innovar implica decir que no a 1000 propuestas, siendo el iPod o el primer iPhone el mejor ejemplo de ello.
  • Foco en el cliente y crear grandes experiencias de cliente. Steve Jobs se inspiró en la cadena de hoteles Ritz-Carlton a la hora de definir cómo sería la experiencia de los clientes en las tiendas físicas de Apple. Lo interesante es que no analizó a sus competidores sino que se fue directamente a aprender del modelo que él consideraba se acercaba a la mejor experiencia de cliente sin importar la industria.
  • Sell dreams, not products (suena mucho mejor en inglés que en español). Cuando Steve Jobs abrió el primer Apple Store en 2001 comentó que la idea no era vender ordenadores sino que mejorar la vida de la gente. A la gente no le importa un producto como tal, sino lo que aporta a su vida.
  • No sólo hay que tener un gran producto, sino que hay que convertirse es un maestro a la hora de contar su por qué. Steve Jobs era un maestro de las presentaciones de producto, en gran medida, debido a las horas y horas de prácticas dedicadas a lo largo de muchos años. De nada vale tener un gran producto si no se es capaz de convencer a los demás de que lo usen.

Termino con un extracto del artículo original: “Don’t let the noise of others’ opinions drown out your own inner voice. And most important, have the courage to follow your heart and intuition. They somehow already know what you truly want to become.”. Lo dicho, el 2015 promete nuevas experiencias!