¿En qué plataforma desarrollar primero una aplicación para móvil?

Esta es una de las primeras preguntas que surgen después de haber tenido una idea que sea interesante implementar en el móvil. Tras un proceso natural de descarte, las posibles respuestas se limitan dos: iPhone y Android. iPhone como pionero en el mundo de las aplicaciones para móviles, y Android que con una filosofía completamente diferente ha conseguido ponerse a rebufo de Apple según los últimos datos de Nielsen.

Android-vs-iPhone

Entonces, ¿por cuál de las 2 plataformas empezar? La respuesta no es sencilla.

  • Desde el punto de vista de marca, iPhone es más cool. Posiblemente sea por el marketing de Apple, porque sus usuario son fieles y hacen mucho ruido, o por ejemplos como FourSquare, pero es innegable que iPhone “mola”. Android no está mal, pero iPhone es más cool.
  • Desde el punto de vista tecnológico, parece (y digo parece) que programar en Android se asemeja más a la programación en lenguajes tradicionales. Para aplicaciones sencillas puede ser indiferente, pero cuando se necesita desarrollar algo más potente como algún motor de Realidad Aumentada, parece que Android se posiciona mejor que iPhone, reduciendo los tiempos de desarrollo.
  • iPhone es un sistema herméticamente cerrado, como el resto de productos de Apple. Para lo bueno y para lo malo. En cambio Android es un sistema abierto que no se ha unido a un único fabricante: podemos encontrar móviles con Android de HTC, Motorola y Samsung, y seguro que en breve se unirán más fabricantes a la lista. Esto puede suponer un mayor ritmo de crecimiento.
  • Por último los usuarios: no creo que todos los usuarios de Smartphones sean iguales. Mi sensación es que los usuarios de iPhone son más exigentes, pero a la vez más agradecidos. O al menos esto es en lo que se diferenciarían parte de ellos del resto de usuarios.

En definitiva, merece la pena cuestionarse si de verdad una aplicación móvil hay que desarrollarla siempre primero en iPhone.