Elon Musk, impulsor de Tesla y SpaceX

Para entender bien el ecosistema de Silicon Valley es fundamental conocer ciertos pequeños detalles de su historia más reciente. Y con esto me refiero a conocer a esas personas que han tenido éxito como emprendedores y que marcan el camino a seguir a las nuevas generaciones. Y no me refiero a los grandes tipo Steve Jobs, Mark Zuckerberg, Larry Page o Marissa Mayer, sino a nombres un tanto menos conocidos por la gente en general, pero no por ello menos interesantes. Es parte de la cultura del Valle, y son los típicos temas que pueden surgir en cualquier conversación informal.

Elon Musk es otro gran referente en Silicon Valley cuya historia es interesante. Al poco de terminar su formación universitaria en Stanford y vender su primera empresa, creó X.com, embrión que se convertiría en PayPal en poco tiempo bajo la dirección de Peter Thiel, que adquirió eBay en 2002 por $1,5 Bn (anglosajones). Una carta de presentación de la que no muchas personas pueden presumir. Si por algo destaca Elon Musk es por su forma de pensar a lo grande y de su visión sobre cómo la tecnología puede cambiar el mundo real mediante objetos tangibles tipo coches o naves espaciales, siendo sus proyectos más conocidos Tesla y SpaceX.

Logo TeslaTesla Motors es el resultado del interés de Elon Musk por los coches eléctricos. Lejos de imaginar los típicos modelos eléctricos europeos que se centran en la optimización de costes, los coches Tesla pueden considerarse de alta gama, centrándose en conseguir la máxima potencia posible mediante motores elétricos, acompañados de un diseño deportivo y elegante. Y cada línea nueva tiene más éxito que la anterior. Como ejemplo, merece la pena echarle un vistazo a la nueva serie S que acaba de lanzar.

Logo SpaceXY más ambicioso todavía es el proyecto SpaceX, nombre comercial de la empresa Space Exploration Technologies dedicada a la construcción de lanzaderas espaciales. De momento ya se ha hecho con un contrato de la NASA valorado en $1.6 Bn para que su actual prototipo Dragon – junto a los cohetes Falcon – reemplacen las tradicionales lanzaderas de la NASA. La primera parte de este plan se hizo realidad el 25 de Mayo de 2012 cuando la primera Dragon se ancló con éxito a la Estación Espacial Internacional (ISS). Y lejos de conformarse con este primer hito, ya ha dejado entrever su próxima meta: crear una colonia sostenida en Marte.

En definitiva, un genio que todavía tiene mucho que decir y al que tenemos la suerte de poder seguir de cerca